Confiando en la ayuda de Dios


Jehová es mi fortaleza y mi escudo; En Él confió mi corazón, y fui ayudado, Por lo que se gozó mi corazón, Y con mi cántico le alabaré. Salmos 28:7 RVR60.

<< Jehová es mi fortaleza y mi escudo >> El salmista David expresa que (JEHOVÁ DIOS) es su fortaleza y escudo. Cuando el cristiano expresa que Jehová es su fortaleza y escudo, reconoce que Jehová es su protección, su cobertura que

le protege como escudo, que está a su lado como un poderoso gigante Mas Jehová está conmigo como poderoso gigante; por tanto, los que me persiguen tropezarán, y no prevalecerán; serán avergonzados en gran manera, porque no prosperarán; tendrán perpetua confusión que jamás será olvidada. Jeremías 20:11 RVR60 ).

<< En Él confió mi corazón, y fui ayudado >> Cuando se expresa que Jehová es nuestra fortaleza y escudo, mas allá de simples palabras que puedan salir de nuestra boca, se debe tener sobre todas las cosas,  la confianza plena, de que  se está pidiendo con fe, con la esperanza de que será realizado. ¿Y como se confía en Dios? Cuando tenemos una relación de intimidad con Dios, cuando hay un verdadero arrepentimiento, cuando vivimos santificandonos cada día porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo.1Pedro 1:16 RVR60 )  y rechazando todo lo del mundo que contamina nuestras vidas, porque santidad y mundanalidad no se pueden ligar No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. 1Juan 2:15 RVR60 ) pues  nos acercamos mas a Dios, cuando llevamos una vida de piedad (De rodilla en oración). El salmista confió de corazón, y fue ayudado ¿Por qué? porque puso su confianza en Dios, no en su orgullo, no en los hombres, no en lo terrenal, no en las dudas, no en el desánimo, no en el enfriamiento, no en la turbación, no en la desesperación, no en la incredulidad. Nota: Que tu fe sea plenamente depositada en Dios, en el nombre poderoso de Jesús. No es con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu. Zacarías 4:6 RVR60.

Debemos de vivir lleno de gozo en nuestros corazones, porque tenemos un ayudador De manera que podemos decir confiadamente: El Señor es mi ayudador... Hebreos 13:6 RVR60 ). Aún en momentos de adversidades, debemos de tener alabanza en nuestros labios para Dios, por sus obras poderosas, por su grandeza, por su  misericordia, y por la esperanza de vida eterna que nos ha dado, a través de su Hijo Jesucristo Alabadle por sus proezas; Alabadle conforme a la muchedumbre de su grandeza. Sal.150:2 RVR60 ).  

A Dios no le sorprende cual sea tu situación, creerle a Él, porque Dios no te defraudará amen.

DOMINGO CRUZ.

Entradas Populares