ARREBATAMIENTO


En el Antiguo Testamento nos encontramos con
dos casos de personas arrebatadas a Dios: Enoc
(Gn. 5:24; He. 11:5) y Elías (2 R. 2:11), sin ver la
muerte.


En el Nuevo Testamento tenemos la promesa del
arrebatamiento de los de Cristo en Su venida.

Primero habrá la resurrección de los muertos «en
Cristo», y luego todos los creyentes vivos
entonces, juntamente con los santos acabados de
resucitar, serán arrebatados para recibir al Señor
en el aire (1 Ts. 4:16-17). Este hecho preliminar
de la venida del Señor es del mayor de los
intereses para la Iglesia, que recibe la instrucción
de esperar a su Señor (Tit. 2:11-14).
  



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas Populares