Desechando la malicia


La malicia, es una disposición contraria hacia otra persona, muchas veces utilizando una apariencia engañosa. 

INTRODUCCIÓN:

Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia, recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas. Santiago 1:21 RVR60.

La palabra de Dios nos indica, que para no caer en malicia ¿Qué debemos de hacer? desechar, o sea rechazar todo lo que nos pueda contaminar, ensuciar, enlodar espiritualmente, es reprender muchas veces maquinaciones que llegan a nuestra mente, contraria a nuestros prójimos (Hermanos), si le damos cabida ha estos pensamientos entramos en contiendas, y pasamos hacer ( Cristianos en pecados ), y un cristiano en malicia no puede agradar a Dios, porque está en desobediencia, está caminando por senda que no son la de Dios ¿Qué debe de hacer? Arrepentirse, y no endurecer el corazón.

Para que la malicia no llegue a nuestra vida, la palabra indica que debemos de ser obradores de la palabra, o sea la palabra que oímos, que leemos, la apliquemos a nuestra vida cada día ( Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos. Santiago 1:22 RVR60 ). Cristiano, si conoce que debemos de amar a nuestros prójimos como a nosotros mismos, contrario a ese mandamiento está la maldad, la cual procura que actuemos en odio, si le damos espacio a la maldad, ahí están los demonios.

Si tenemos a Jesucristo como nuestro único salvador, y obedecemos la palabra, y perseveramos en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, este es bendecido (Santiago 1:25). Seamos como niños inocentes, sin malicia ( Hermanos, no seáis niños en el modo de pensar, sino sed niños en la malicia, pero maduros en el modo de pensar.1Corintios 14:20 RVR60 ). El cristiano que cae en malicia, está retomando su antigua vida ( Porque nosotros también éramos en otro tiempo insensatos, rebeldes, extraviados, esclavos de concupiscencias y deleites diversos, viviendo en malicia y envidia, aborrecibles, y aborreciéndonos unos a otros. Tito 3:3 RVR60 ). Repredamos toda malicia, que quiera hacer la guerra, a nuestra vida, a nuestra Iglesia, a nuestra comunión con Dios, cristiano no le de espacio al mal, en toda contienda que se presente con tu hermano, esté el amor de cristo en tu corazón ( Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia.Efesios 4:31 RVR60 ).

DOMINGO CRUZ MINISTERIO.

Entradas Populares