Oposiciones de principados malignos, para no dejar conocer la voluntad de Dios


Nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en la regiones celestes ( Efesios 6:12 ). Por consiguiente vamos ha conocer lo que significa la palabra principado Biblicamente:

( Principado ): Son espíritus en este caso demoníacos dirigidos por un principal, en los cuales planifican en áreas geográficas extensas (Ciudades) con la intensión de alejar de la palabra de Dios a las almas, y que estas se vuelvan al pecado y la maldad.

INTRODUCCIÓN:

Entonces me dijo: Daniel, no temas; porque desde el primer día que dispusiste tu corazón a entender y a humillarte en la presencia de tu Dios, fueron oídas tus palabras; y a causa de tus palabras yo he venido. Daniel 10:12 RVR60.

- Cuando disponemos nuestro corazón para conocer la palabra de Dios, y nos humillamos en oración, en arrepentimiento ante la presencia de Dios, la Palabra indica, que nuestras suplicas son oídas, y ellas hacen mover a Dios.

Mas el príncipe del reino del reino de persia se me opuso durante veintiún días; pero he aquí Miguel uno de los principales príncipes, vino para ayudarme, y quedé allí con los reyes de persia. Daniel 10:13 RVR60.

- El rey del reino de persia, era Dario hijo de asuero, de la nación de los medos (Daniel 9:1), pero en el plano espiritual gobernaba un principado demoníaco, que influía en lo natural sobre el reino de persia, para crear oposición a los mandamientos de Dios. Por consiguiente podemos conocer, que geográficamente, y en ciudades, operan principados satánicos, y su misión es, incentivar la maldad, provocando que las almas se alejen del conocimiento de Dios, en practicas pecaminosas, como son la religiosidad, la brujería, hechicería, la drogadicción, el alcoholismo, la fornicación, la homosexualidad, la violencia, el robo, y todo acto que conlleve a la destrucción del alma.

- La misión del verdadero cristiano que se encuentre en una zona geográfica determinada, o en cualquier lugar, no es dormirse, enfriarse espiritualmente, es proclamar la Palabra, es pelear la buena batalla, buscando la presencia de Dios, como Daniel, con todo el corazón, y en humillación, creyendo por fe, lo que provocará que Dios se mueva para derribar gigantes.   

DOMINGO CRUZ MINISTERIO.

Entradas Populares