Jesús sana nuestra enfermedades


Mateo 8: 17 para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: El mismo tomó nuestras enfermedades, y llevó nuestras dolencias. 



<< El mismo tomó >> La palabra tomó se traduce del griego al español como (Recibir) ¿que recibió Jesús ? nuestras enfermedades. ¿ y que significa nuestras enfermedades? dolencia.

¿Y de donde viene la dolencia? fruto del pecado. 

Jesús llevó nuestras enfermedades (pecados) en la cruz ¿y porque el cristiano se enferma? porque el cristiano fue sanado pero espiritualmente no físicamente.

La palabra (sanar) se traduce del griego (salvar), el cristiano vive en un cuerpo pecaminoso, corruptible en espera del arrebatamiento y la resurrección, para que ese cuerpo sea glorificado incorruptible (1 Corintios 15:52- 53), al vivir en un cuerpo pecaminoso vienen las enfermedades.

¿Podemos ser sanados de enfermedades? sí. Ejemplo:

" Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados Santiago 5: 15 ".

<< Y la oración de fe >> Esta palabra implica una comunión con Dios, implica una fe, que se caracteriza en el creyente convertido, una fe para pedir por los demás y por ello mismos.

<< Salvará al enfermo >> Aquí se traduce la palabra (salvará) por (sanar), vemos que primero necesitamos (fe) dependencia de Dios, para sanar.

<< Y el Señor lo levantará >> ¿Jesús sana? sí, conforme a su misericordia y voluntad, esto conlleva que muchas veces pidiéndole a Dios somos sanados, pero otras veces no llega esa sanación ¿y cuando no llega la sanación? en ese momento es que actúa la verdadera fe en el cristiano ¿como? en oración, en ruego, en suplica, persistiendo constantemente y encomendandoles a Dios nuestra situación y sobre todo que sea conforme a su voluntad.

El cristiano tiene que vivir conforme a la voluntad de Dios para todas las cosas (Romanos 1:10), y teniendo la confianza en su misericordia eterna (Salmos 52:8). 


( Oración )

Repita en voz alta esta oración:

Dios mio, te alabo, te exalto, te adoro, te bendigo, eres todopoderoso, la gloria, la honra es para ti, sólo para ti amado Dios. Señor, que tu presencia descienda en mi vida, que halla fe en mi corazón para creer que tu lo puede hacer todo, te alabo Dios, la gloria es tuya, solo tuya amado Dios amen.

Dios mio, en el nombre de Jesús, desbarato  todo altar de enfermedad que tengan a nombre mio, lo quemo lo dejo sin poder en el nombre de Jesús, altares de enfermedad, de destrucción a mi nombre, lo desbarato, lo quemo, lo dejo sin poder en el nombre de Jesús.

Dios mio, toda enfermedad en mi cuerpo que sea natural, toda enfermedad en mi cuerpo que sea enviada por brujería, hechicería, vudú, yo la quemo, la dejo sin poder en mi vida en el nombre de Jesús, esa enfermedad ahora sale fuera, fuera, sale fuera, fuera de mi vida, en el nombre de Jesús, en el nombre poderoso de Jesús.

Declaro sanidad en mi cuerpo, declaro sanidad en mi vida por la sangre de Jesucristo y el poder del Espíritu Santo, sano estoy, sano estoy, en el nombre de Jesús, sano desde mi cabeza hasta mis pies, sano, sano, en el nombre de Jesús amen.

Gloria a Dios, Aleluya, Gloria a Dios, gracia Dios mio por tu misericordia, gloria a Dios amen.

Publicaciones Recientes

Entradas populares

La Armadura de Dios

Santidad

El NT emplea el término «hagios» que también en ocasiones significa separado, consagrado, puesto aparte (Lc. 2:23), pero con mayor frecuencia «puro». Ser santo es ser sin «mancha, ni arruga ni cosa semejante» (Ef. 5:26-27). Y en 2 Co. 7:1 se lee: «Limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios ». Nuestra santidad está estrechamente relacionada con la de Dios. «Habéis, pues, de serme santos, porque yo Jehová soy santo, y os he apartado de los pueblos para que seáis míos» (Lv. 20:26). Si este pasaje menciona la separación, también todo el capítulo habla de pureza de conducta.

La Salvación


Sólo a través de la fe en Jesús puedes ser salvo, y para recibir la fe, es por el oír la palabra de Dios. Debes de leer, de oír la palabra de Dios, de entrar en un clamor a Dios por un arrepentimiento, por un aceptar a Cristo en tu corazón como único salvador en tu vida, debes recibir la palabra de Dios en tu corazón hasta que se produzca un cambio, una transformación en tu vida que sólo la produce el Espíritu Santo en tu corazón para hacerte una nueva criatura, busca a Jesús, rindete a sus pies, recibelo en tu corazón y vida, no desmayes, clama con todo tu corazón a Dios amen.

Perseverancia

Bienaventurado el hombre que persevera bajo la prueba, porque una vez que ha sido aprobado, recibirá la corona de la vida que {el Señor} ha prometido a los que le aman. Santiago 1:12.

Pelea la buena batalla de la fe; echa mano de la vida eterna a la cual fuiste llamado, y {de la que} hiciste buena profesión en presencia de muchos testigos. 1 Timoteo 6:12.

Ir al ( Inicio )