Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.2 Crónica 7:14.

Profeta falso y Profeta de Dios


En la actualidad se han levantado un sin número de profecías en la cuales ciertamente no se sabe a cual de ellas creer, porque dice un profeta que lo que sucederá será en tal mes, año, pero otro profeta dice que no que es en tal mes, día y año. A quien le vamos ha creer, a la Biblia, o ha los diferentes profetas que no se ponen de acuerdo para una profecía de esa magnitud. Lo primero que tenemos que conocer, es que Dios, no es un Dios de confusión ( pues Dios no es Dios de confusión, sino de paz. Como en todas las iglesias de los santos. 1Corintios 14:33 RVR60 ). ¿Qué significa la palabra confusión? Falta de claridad y orden por la mezcla de cosas o personas diversas que no pueden distinguirse unas de otra. Conocemos que hay un enemigo el cual mezcla las cosas para crear confusión, y en este caso hacer que las personas no se guíen por el orden de acontecimientos que están registrado en la Biblia, como está indicado por la Palabra de Dios. Todos los juicios de Dios  sucederán en el tiempo establecido sólo por Dios, no por el diablo, no por los hombres, solo por DIOS. Debemos de estudiar la Biblia, creerla, vivirla, en la dirección del Espíritu Santo. En estos últimos tiempos, se ha estado profetizando en nombre del Espíritu Santo, no blasfemen en contra del Espíritu Santo, diciendo " Así dice el Espíritu Santo" sin el Espíritu Santo hablar, porque no se le perdonará ( Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombre; mas la blasfemia contra el Espíritu Santo, no les será perdonada. Mateo 12:31 RVR60 ). El cristiano tiene que vivir conforme a la Palabra de Dios, no conforme al mundo, y si en el dado caso vienen juicio de Dios ante de lo previsto conforme a su voluntad,  el cristiano verdadero no vive por hemosiones, sino que vive por fe, en espera de ser levantado a los cielos, o de morir y estar ante la presencia de Dios, el Justo por la fe vivirá (Romanos 1:17). A continuación estudiaremos en el libro de Deuteronomio, cuando Jehová Dios le promete al pueblo de Israel que les iba a levantar profetas de en medio de ellos. (Deuteronomio 18: 15-22).

INTRODUCCIÓN:

Jehová Dios le promete al pueblo de Israel que le iba a levantar profetas ( Profeta de en medio de ti, de tus hermanos, como yo, te levantará Jehová tu Dios; a él oiréis. Deuteronomio 18:15 RVR60 ).

El pueblo de Israel le pidió a Dios, no oír su voz, ni ver el fuego por temor a perecer, por consiguiente, Dios levantó profetas para que hablarán en nombre de Él ( Conforme a todo lo que pediste a Jehová tu Dios en Horeb el día de la asamblea, diciendo: No vuelva yo a oír la voz de Jehová mi Dios, ni vea yo más este gran fuego, para que no muera. Deuteronomio 18: 16 RVR60 ).

Jehová Dios levantó profetas como Moisés para su pueblo, para ponerles su Palabra en sus bocas, y hablarle a su pueblo a través de sus profetas ( Profeta les levantaré de en medio de sus hermanos, como tú; y pondré mis palabras en su boca, y él les hablará todo lo que yo le mandare. Deuteronomio 18:18 RVR60 ).

Los Israelitas que no obedecieran a la Palabra de Dios en la boca del profeta, Jehová le iba a pedir cuenta, lo cual era una evidencia de que Dios había hablado, y una responsabilidad para el profeta ( Mas a cualquiera que no oyere mis palabras que él hablare en mi nombre, yo le pediré cuenta. Deuteronomio 18:19 RVR60 ).

El profeta que alardea, o presume de hablar palabras en nombre de Dios, que Dios no halla mandado hablar, y que hable en nombre de dioses ajenos, el tal profeta morirá. Conocemos aquí, que hay profetas que hablan palabras que no son de Dios, sino del diablo ( El profeta que tuviere la presunción de hablar palabra en mi nombre, a quien yo no le haya mandado hablar, o que hablare en nombre de dioses ajenos, el tal profeta morirá. Deuteronomio 18:20 RVR60 ).

Dios nos habla en este tiempo, en el cual han aparecido numerosas profecías, para que no halla turbación en su Iglesia, Dios nos da ha conocer la verdad, a través de su Palabra:  Si el profeta hablare en nombre de Jehová, y no se cumpliere lo que dijo, ni aconteciere, es palabra que Jehová no ha hablado; con presunción la habló el tal profeta; no tengas temor de él. Deuteronomio 18:22 RVR60.

Cristianos verdaderos, no haya temor, ni turbación en su corazón, pase lo que pase, el cristiano por la fe vivirá, manténganse en santidad amen.

DOMINGO CRUZ MINISTERIO.
20/06/2015 

Publicaciones Recientes

Entradas populares

Twitter

La Armadura de Dios

Santidad

El NT emplea el término «hagios» que también en ocasiones significa separado, consagrado, puesto aparte (Lc. 2:23), pero con mayor frecuencia «puro». Ser santo es ser sin «mancha, ni arruga ni cosa semejante» (Ef. 5:26-27). Y en 2 Co. 7:1 se lee: «Limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios ». Nuestra santidad está estrechamente relacionada con la de Dios. «Habéis, pues, de serme santos, porque yo Jehová soy santo, y os he apartado de los pueblos para que seáis míos» (Lv. 20:26). Si este pasaje menciona la separación, también todo el capítulo habla de pureza de conducta.

La Salvación


Sólo a través de la fe en Jesús puedes ser salvo, y para recibir la fe, es por el oír la palabra de Dios. Debes de leer, de oír la palabra de Dios, de entrar en un clamor a Dios por un arrepentimiento, por un aceptar a Cristo en tu corazón como único salvador en tu vida, debes recibir la palabra de Dios en tu corazón hasta que se produzca un cambio, una transformación en tu vida que sólo la produce el Espíritu Santo en tu corazón para hacerte una nueva criatura, busca a Jesús, rindete a sus pies, recibelo en tu corazón y vida, no desmayes, clama con todo tu corazón a Dios amen.

Perseverancia

Bienaventurado el hombre que persevera bajo la prueba, porque una vez que ha sido aprobado, recibirá la corona de la vida que {el Señor} ha prometido a los que le aman. Santiago 1:12.

Pelea la buena batalla de la fe; echa mano de la vida eterna a la cual fuiste llamado, y {de la que} hiciste buena profesión en presencia de muchos testigos. 1 Timoteo 6:12.

Ir al ( Inicio )