El mundo entero está bajo el maligno


Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno. 1 Juan 5:19 RVR60.

(( Sabemos que somos de Dios )) Juan indica, que los que son de Dios lo saben ¿Por qué? porque el Espíritu Santo mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios (Romanos 8:16). Nota: El cristiano verdadero conoce que muchas cosas que se ven a simple vista normal para este mundo, no está normal, porque detrás de eso lo que opera es un espíritu maligno, que irradia maldad. Puede ser en personas, en objetos, en símbolos, en imágenes, en vídeos, en muchos otros medios. 

(( Y el mundo entero está bajo el maligno )) ¿Por qué? porque al diablo se le entregó la administración del mundo Y le dijo el diablo: A ti te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido entregada, y a quien quiero la doy. Lucas 4:6). Esa potestad la recibió, cuando engañó a Adán y a Eva, porque Dios lo puso a ellos como administradores de la tierra (Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra. Génesis 1:28). Nota: Este mundo está bajo el maligno, lo que indica que este mundo está engañado, por lo que ve, por lo que oye, por lo que siente, el diablo lo tiene segado (2 Corintios 4:4). Sólo el cristiano verdadero que ha sido lavado con la sangre de Cristo, y que mora el Espíritu Santo en su interior, es que puede conocer las cosas espirituales que este mundo no puede entender. Por esta razón es que el mundo se va a sorprender de los acontecimientos que ya están pronto por suceder, por eso es que el mundo como está cegado ve lo malo como bueno, ve la homosexualidad como algo normal, ve la carnalidad como algo normal, ve la fornicación como algo normal, ve la brujería como algo normal, ve la idolatría de la iglesia católica como algo normal, ve el terrorismo islámico como algo normal, ve el altar del hechicero como algo normal, ve el tomar alcohol como algo normal, ve la novela como algo normal, ve el juego de baraja como algo normal, ve las mujeres vestida indecente como algo normal, ve el demonio de la juca como algo normal, ve el consumo y ventas de drogas como algo normal, ve los asesinatos como algo normal, ve los hombres sin misericordia como algo normal. Lo normal para el impío lo va ha llevar al infierno, es tiempo de arrepentimiento, escapa a lo que viene, acepta a Jesucristo como tu único y suficiente salvador, cambia del engaño en el que vives a la verdad de Dios que es en Cristo Jesús.

DOMINGO CRUZ. 

No hay comentarios:

Publicaciones Recientes

Entradas populares

La Armadura de Dios

Santidad

El NT emplea el término «hagios» que también en ocasiones significa separado, consagrado, puesto aparte (Lc. 2:23), pero con mayor frecuencia «puro». Ser santo es ser sin «mancha, ni arruga ni cosa semejante» (Ef. 5:26-27). Y en 2 Co. 7:1 se lee: «Limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios ». Nuestra santidad está estrechamente relacionada con la de Dios. «Habéis, pues, de serme santos, porque yo Jehová soy santo, y os he apartado de los pueblos para que seáis míos» (Lv. 20:26). Si este pasaje menciona la separación, también todo el capítulo habla de pureza de conducta.

La Salvación


Sólo a través de la fe en Jesús puedes ser salvo, y para recibir la fe, es por el oír la palabra de Dios. Debes de leer, de oír la palabra de Dios, de entrar en un clamor a Dios por un arrepentimiento, por un aceptar a Cristo en tu corazón como único salvador en tu vida, debes recibir la palabra de Dios en tu corazón hasta que se produzca un cambio, una transformación en tu vida que sólo la produce el Espíritu Santo en tu corazón para hacerte una nueva criatura, busca a Jesús, rindete a sus pies, recibelo en tu corazón y vida, no desmayes, clama con todo tu corazón a Dios amen.

Perseverancia

Bienaventurado el hombre que persevera bajo la prueba, porque una vez que ha sido aprobado, recibirá la corona de la vida que {el Señor} ha prometido a los que le aman. Santiago 1:12.

Pelea la buena batalla de la fe; echa mano de la vida eterna a la cual fuiste llamado, y {de la que} hiciste buena profesión en presencia de muchos testigos. 1 Timoteo 6:12.

Ir al ( Inicio )