Viviendo en santidad ante un mundo carnal


El cristiano tiene herencia para vida eterna, por tanto no debe de descuidarse, porque están al acecho, el pecado en la carne, el mundo, y el diablo, limpiémonos de toda contaminación, con el temor a Dios. (2Corintios 7:1).


INTRODUCCIÓN

Sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir. 1Pedro 1:15 RVR60.

(( Sino )) Esta es una expresión de continuidad del versículo anterior, que trata el tema de la obediencia.

(( Como aquel que os llamò es santo )) Dios llama al hombre para el arrepentimiento, para que se aparte de una vida mundana, y se acerque a su presencia. La santidad se basa, en rechazar el pecado y someterse a Dios. Si eres cristiano, Dios te llamò a la santidad, no a la inmundicia, no a la lujuria, no al odio, no a la rencilla, no al orgullo, no a la vanidad, no a la fornicación, no a la avaricia, no a la doble vida, no a la inmoralidad, no al enfriamiento, no a la hipocresía, no a la falsedad, no a la amistad con el mundo, Dios te llamò para que seas santo.

(( Sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir )) Dios demanda que seamos santo ¿En algunas cosas? No, en toda nuestra manera de vivir, esto involucra un estilo de vida en rechazo del pecado. Eres un cristianito a media, que vive en santidad solo los domingo, y el lunes le da rienda suerta a la carne, vives como te conviene, codiciando las mujeres, y no le pone freno a la inmoralidad, vives aceptando las oferta del mundo, su moda, su vestimenta, dice que eres cristiano y odias al hermano, y murmuras al prójimo. 

¿Conoces cual es la voluntad de Dios para tu vida? Pues la voluntad de Dios es vuestra santificación. 1Tesaloninicenses 4:3 RVR60. 

DOMINGO CRUZ.

Entradas Populares