No entristezca al Espíritu Santo


Cuando aceptamos a Jesucristo como nuestro único y suficiente salvador, comenzamos a tener una nueva vida en Cristo, porque el Espíritu Santo pasa a morar en nuestro corazón, y va en el transcurso de nuestro caminar limpiandonos de toda contaminación y fortaleciéndonos en el Señor. Ya teniendo a Cristo en nuestra vida no podemos volver atrás, a una vida de pecados, porque comenzamos a entristecer al Espíritu Santo, y apagarlo en nuestro ser, hasta que quedamos vacío, frío, caído, y todo esto porque no hay arrepentimiento y reconocimiento de que estamos mal.

Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención. Efesios 4:30 RVR60.

<< Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios >> La palabra (Contristéis) significa (Entristecer). ¿Cómo entristecemos al Espíritu Santo? Viviendo la vida del viejo hombre, pecando en la mente, hablando mentira, en ira, en enojo, robando, palabra corrompida, amargura, maledicencia, en malicia. Entristecemos al Espíritu Santo: Cuando vivimos una vida de hipocresía, de fingimiento, de falsedad, siendo un cristiano mundano, frío, seco, avaro, incrédulo, en odio, en contienda, en competencia, en rencilla con el hermano, en mundanalidad, en deseo carnal, en dureza del corazón, en desobediencia, no esperando el arrebatamiento de la Iglesia, no teniendo un corazón arrepentido, no buscando la presencia de Dios, aceptando las ofertas del mundo, murmurando en la Iglesia, sirviéndole al diablo para levantar contienda. 

<< Con el cual fuisteis sellados para el día de la redención >> El sello del Espíritu Santo, se relaciona con las palabras ( Seguridad o Preservación ). Somos preservado cuando somos sellados por el Espíritu Santo para salvación. Un cristiano verdadero que entristece al Espíritu Santo, no puede durar mucho tiempo sin tener que arrepentirse de corazón. Un cristiano que no reconoce su pecado, su falta, y no se arrepiente, es un cristiano falso.


DOMINGO CRUZ MINISTERIO.

Entradas Populares