Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.2 Crónica 7:14.

Translate

La ira de Dios se manifiesta desde los cielos


Pero Dios muestra su ira desde el cielo contra todos los que son pecadores y perversos, que detienen la verdad con su perversión. 19 Ellos conocen la verdad acerca de Dios, porque él se la ha hecho evidente. Ro.1:18-19 RVR60.

Conocemos que Dios es misericordioso, pero es también fuego consumidor (Dt.4:24) para los que actúan y viven una vida en desobediencia.

<< Pero Dios muestra su ira desde el cielo contra todos los que son pecadores y perversos, que detienen la verdad con su perversión >> Dios da ha conocer su ira desde el cielo, primero tenemos que conocer que la ira de Dios, no es la misma que la del ser humano, la ira de Dios es una ira razonada, que no es por un impulso, no es como un estallido, es una ira Santa, es una ira justa. ¿Cómo Dios muestra su ira? Dios muestra su ira desde los cielos al entregar al hombre a sus deseos, a sus inmundicias, a sus pasiones vergonzosas, Dios los entrega a una mente reprobada (Ro.1:28). Dios manifiesta su ira contra el hombre perverso, la palabra (Perverso) significa (Corromperse moralmente, torcido) es un hombre que vive en su deseo pecaminoso y ha detenido la verdad con su perversión ¿Que significa esto? significa que el hombre se ha negado a obedecer a Dios y detiene con su mal moral (Pecados) la verdad, que es la Palabra de Dios.   

(v.9) ¿Cómo Dios se da ha conocer al hombre? a través de su creación (Ro.1:20) la tierra, los cielos, y a través del orden que existe en todas las cosas, Dios le da ha conocer al hombre, que para hacer todas estas cosas tiene que haber sido creada por  Dios, el Dios de la Biblia. El hombre tiene mente, tiene una conciencia, que le dice que hay un Dios poderoso que es el creador de los cielos y la tierra, pero el hombre se infla en su arrogancia, se infla en su filosofía, en su entendimiento (Ro.1:21).

La ira de Dios se manifiesta en el pecado, en la desobediencia, en la arrogancia, en la obstinación hacia el mal en el cual el hombre a Caído, es tiempo de reflexionar, es tiempo de que el hombre impío busque el camino de Dios, haya un arrepentimiento en su corazón, recibiendo a Cristo como su único y suficiente salvador, debe de clamar a Dios una y otra vez por su vida, por su salvación, para que pueda escapar de la ira que prevalece en su vida (Ro.5:9).  



Publicaciones Recientes

Entradas populares

La Armadura de Dios

Santidad

El NT emplea el término «hagios» que también en ocasiones significa separado, consagrado, puesto aparte (Lc. 2:23), pero con mayor frecuencia «puro». Ser santo es ser sin «mancha, ni arruga ni cosa semejante» (Ef. 5:26-27). Y en 2 Co. 7:1 se lee: «Limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios ». Nuestra santidad está estrechamente relacionada con la de Dios. «Habéis, pues, de serme santos, porque yo Jehová soy santo, y os he apartado de los pueblos para que seáis míos» (Lv. 20:26). Si este pasaje menciona la separación, también todo el capítulo habla de pureza de conducta.

La Salvación


Sólo a través de la fe en Jesús puedes ser salvo, y para recibir la fe, es por el oír la palabra de Dios. Debes de leer, de oír la palabra de Dios, de entrar en un clamor a Dios por un arrepentimiento, por un aceptar a Cristo en tu corazón como único salvador en tu vida, debes recibir la palabra de Dios en tu corazón hasta que se produzca un cambio, una transformación en tu vida que sólo la produce el Espíritu Santo en tu corazón para hacerte una nueva criatura, busca a Jesús, rindete a sus pies, recibelo en tu corazón y vida, no desmayes, clama con todo tu corazón a Dios amen.

Perseverancia

Bienaventurado el hombre que persevera bajo la prueba, porque una vez que ha sido aprobado, recibirá la corona de la vida que {el Señor} ha prometido a los que le aman. Santiago 1:12.

Pelea la buena batalla de la fe; echa mano de la vida eterna a la cual fuiste llamado, y {de la que} hiciste buena profesión en presencia de muchos testigos. 1 Timoteo 6:12.