Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.2 Crónica 7:14.

Dios no quiere que el hombre perezca, sino que proceda al arrepentimiento


( PUBLICACIÓN ACTUALIZADA )


El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. 2Pedro 3:9 RVR60.

<< El Señor no retarda su promesa >> Aquí en estas Palabras, Pedro se está refiriendo a Dios, el cual no detiene su promesa, sino que sin lugar a dudas Él vendrá (Habacuc 2:3).

<< Según algunos la tienen por tardanza >> Estas personas que tenían por tardanzas la promesa de Dios, eran que estaban siendo influenciadas por los impíos, por
sus constantes expresiones ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? (2P. 3:4). ¿Cual es esta promesa? La promesa que esperamos también nosotros, la venida de Cristo, a buscar su iglesia, esa es la  promesa para el cristiano (1Ts.4:13-18). Los primeros cristianos estaban impaciente por recibir la venida de Cristo, pero Pedro le está alentando a no desmayar, sino ha esperar pacientemente en Dios. Nota: Acaso tu eres de los cristianos, de los impíos que tienen por tardanza la promesa de Dios, que porque no ocurre nada comienza a darle rienda suerta a la carne, que porque no ocurre nada estás en amistad con el mundo, que porque no ocurre nada le a dado cabida al odio en tu corazón, que porque no ocurre nada estás más frío que el hielo, que porque no ocurre nada no te somete a Dios, que porque no ocurre nada vive tu vida a tu manera, que porque no ocurre nada tiene doble vida, que porque no ocurre nada anda de brazo con el diablo, que porque no ocurre nada eres un falso, que porque no ocurre nada te has olvidado de Dios. Arrepiéntete.  

¿Cual es la respuesta para los cristianos que se impacientan? Que Dios es paciente ( Longanimidad)  para con el hombre ( Ro. 2: 4).  Dios en su misericordia infinita no quiere que el hombre se pierda ( Por eso se está predicando la palabra de Dios en todo el mundo), Dios en el tiempo de Noé esperó 120 años para derramar el juicio, y el tiempo que estamos viviendo, lleva ya aproximadamente dos mil años, dándoles oportunidad para que el hombre se arrepienta  y reciba a Cristo como su único Salvador. Pero cuando el día del Señor venga, será como ladrón en la noche, el cual sobrevendrá destrucción repentina (1Ts.5: 2-3).

DOMINGO CRUZ.

Publicaciones Recientes

Entradas populares

Twitter

La Armadura de Dios

Santidad

El NT emplea el término «hagios» que también en ocasiones significa separado, consagrado, puesto aparte (Lc. 2:23), pero con mayor frecuencia «puro». Ser santo es ser sin «mancha, ni arruga ni cosa semejante» (Ef. 5:26-27). Y en 2 Co. 7:1 se lee: «Limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios ». Nuestra santidad está estrechamente relacionada con la de Dios. «Habéis, pues, de serme santos, porque yo Jehová soy santo, y os he apartado de los pueblos para que seáis míos» (Lv. 20:26). Si este pasaje menciona la separación, también todo el capítulo habla de pureza de conducta.

La Salvación


Sólo a través de la fe en Jesús puedes ser salvo, y para recibir la fe, es por el oír la palabra de Dios. Debes de leer, de oír la palabra de Dios, de entrar en un clamor a Dios por un arrepentimiento, por un aceptar a Cristo en tu corazón como único salvador en tu vida, debes recibir la palabra de Dios en tu corazón hasta que se produzca un cambio, una transformación en tu vida que sólo la produce el Espíritu Santo en tu corazón para hacerte una nueva criatura, busca a Jesús, rindete a sus pies, recibelo en tu corazón y vida, no desmayes, clama con todo tu corazón a Dios amen.

Perseverancia

Bienaventurado el hombre que persevera bajo la prueba, porque una vez que ha sido aprobado, recibirá la corona de la vida que {el Señor} ha prometido a los que le aman. Santiago 1:12.

Pelea la buena batalla de la fe; echa mano de la vida eterna a la cual fuiste llamado, y {de la que} hiciste buena profesión en presencia de muchos testigos. 1 Timoteo 6:12.

Ir al ( Inicio )