Translate

Derribando al gigante que te hace la guerra


La palabra (Gigante) simbólicamente representa las oposiciones, las adversidades, lo que se levanta para hacer la guerra. En el libro de primera Samuel conocemos como David derrotó al gigante que se levantó en contra del pueblo de Israel.

INTRODUCCIÓN:

El cristiano debe de estar decidido, sabiendo en quien ha creído, sin temor de librar la batalla, por mas difícil que esta pueda aparentar ( Y dijo David a Saúl: No desmaye el corazón de ninguno a causa de él; tu siervo irá y peleará contra este filisteo.1Samuel 17:32 RVR60 ).

Debemos de testificar, y reconocer lo que Dios a hecho en nuestras vidas, y de donde Él nos ha llamado, para que por fe seamos vencedores ( Añadió David: Jehová, que me ha librado de las garras del león y de las garras del oso, él también me librará de la mano de este filisteo. Y dijo Saúl a David: Ve, y Jehová esté contigo. 1Samuel 17:37 RVR60 ).

No libres la batalla con las armaduras de otras personas, tienes que combatir con la que Dios te ha dado ¿Cómo así? o sea tu fe ( Y Saúl vistió a David con sus ropas, y puso sobre su cabeza un casco de bronce, y le armó de coraza.  Y ciñó David su espada sobre sus vestidos, y probó a andar, porque nunca había hecho la prueba. Y dijo David a Saúl: Yo no puedo andar con esto, porque nunca lo practiqué. Y David echó de sí aquellas cosas. 1Samuel 17:38-39 RVR60 ).

El gigante va ha intentar influenciar temor, para que nuestra fe se desvanezca (  Dijo luego el filisteo a David: Ven a mí, y daré tu carne a las aves del cielo y a las bestias del campo.1Samuel 17:44 RVR60 ).

Debemos de contrarrestar al gigante, haciéndole saber que el Dios omnipotente esta de nuestra parte ( Entonces dijo David al filisteo: Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado. 1Samuel 17:45 RVR60 ).

La victoria para el cristiano ante todo gigante, está en la fe, y en la testificación de la victoria que se la da Jehová de los ejércitos ( Jehová te entregará hoy en mi mano, y yo te venceré, y te cortaré la cabeza, y daré hoy los cuerpos de los filisteos a las aves del cielo y a las bestias de la tierra; y toda la tierra sabrá que hay Dios en Israel.  Y sabrá toda esta congregación que Jehová no salva con espada y con lanza; porque de Jehová es la batalla, y él os entregará en nuestras manos. 1Samuel 17:46-47 RVR60 ).

DOMINGO CRUZ MINISTERIO.

No hay comentarios:

Publicaciones Recientes

Entradas populares

La Armadura de Dios

Santidad

El NT emplea el término «hagios» que también en ocasiones significa separado, consagrado, puesto aparte (Lc. 2:23), pero con mayor frecuencia «puro». Ser santo es ser sin «mancha, ni arruga ni cosa semejante» (Ef. 5:26-27). Y en 2 Co. 7:1 se lee: «Limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios ». Nuestra santidad está estrechamente relacionada con la de Dios. «Habéis, pues, de serme santos, porque yo Jehová soy santo, y os he apartado de los pueblos para que seáis míos» (Lv. 20:26). Si este pasaje menciona la separación, también todo el capítulo habla de pureza de conducta.

La Salvación


Sólo a través de la fe en Jesús puedes ser salvo, y para recibir la fe, es por el oír la palabra de Dios. Debes de leer, de oír la palabra de Dios, de entrar en un clamor a Dios por un arrepentimiento, por un aceptar a Cristo en tu corazón como único salvador en tu vida, debes recibir la palabra de Dios en tu corazón hasta que se produzca un cambio, una transformación en tu vida que sólo la produce el Espíritu Santo en tu corazón para hacerte una nueva criatura, busca a Jesús, rindete a sus pies, recibelo en tu corazón y vida, no desmayes, clama con todo tu corazón a Dios amen.

Perseverancia

Bienaventurado el hombre que persevera bajo la prueba, porque una vez que ha sido aprobado, recibirá la corona de la vida que {el Señor} ha prometido a los que le aman. Santiago 1:12.

Pelea la buena batalla de la fe; echa mano de la vida eterna a la cual fuiste llamado, y {de la que} hiciste buena profesión en presencia de muchos testigos. 1 Timoteo 6:12.