Translate

Tiempos muy malos


Estamos viviendo tiempos postreros, los cuales se caracterizan por la maldad, son tiempos difíciles en los cuales te tienes que santificar para Dios, y someterte a su palabra, librando una batalla cada día, en la que tu victoria dependerá de tu sometimiento a  Jehová Dios.

INTRODUCCIÓN:

Aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. Efesios 5:16 RVR60.

<< Aprovechando bien el tiempo >> En estos últimos tiempos que estamos viviendo, debemos de permanecer en la dirección de Dios, haciendo el bien, ante toda adversidad, dando frutos dignos de arrepentimiento, porque somos una luz, en medio de una generación maligna ( Para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo. Efesios 2:15 RVR60 ). Tú eres luz, no permita que la tinieblas te apaguen.

<< Porque los días son malos >> Estamos viviendo tiempos muy malos, en los cuales el cristiano tiene que estar librando batallas, en contra de la carne, el mundo, y el diablo. No te dejes vencer por la maldad, toma la armadura de Dios ( Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. Efesios 6:13 RVR60 ). Levantate en fe, porque tenemos un Cristo, el cual se dio a si mismo por nuestros pecados para librarnos del presente siglo malo. Persiste en fe y vencerás.

( Oración ) Dios mio, son tiempos difíciles lo que estoy viviendo, extiende tu mano a mi vida, no me dejes caer, mantenme firme en tu camino, en el nombre de Jesús amen.

DOMINGO CRUZ MINISTERIO.
Facebook.com/dcministerio

Publicaciones Recientes

Entradas populares

La Armadura de Dios

Santidad

El NT emplea el término «hagios» que también en ocasiones significa separado, consagrado, puesto aparte (Lc. 2:23), pero con mayor frecuencia «puro». Ser santo es ser sin «mancha, ni arruga ni cosa semejante» (Ef. 5:26-27). Y en 2 Co. 7:1 se lee: «Limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios ». Nuestra santidad está estrechamente relacionada con la de Dios. «Habéis, pues, de serme santos, porque yo Jehová soy santo, y os he apartado de los pueblos para que seáis míos» (Lv. 20:26). Si este pasaje menciona la separación, también todo el capítulo habla de pureza de conducta.

La Salvación


Sólo a través de la fe en Jesús puedes ser salvo, y para recibir la fe, es por el oír la palabra de Dios. Debes de leer, de oír la palabra de Dios, de entrar en un clamor a Dios por un arrepentimiento, por un aceptar a Cristo en tu corazón como único salvador en tu vida, debes recibir la palabra de Dios en tu corazón hasta que se produzca un cambio, una transformación en tu vida que sólo la produce el Espíritu Santo en tu corazón para hacerte una nueva criatura, busca a Jesús, rindete a sus pies, recibelo en tu corazón y vida, no desmayes, clama con todo tu corazón a Dios amen.

Perseverancia

Bienaventurado el hombre que persevera bajo la prueba, porque una vez que ha sido aprobado, recibirá la corona de la vida que {el Señor} ha prometido a los que le aman. Santiago 1:12.

Pelea la buena batalla de la fe; echa mano de la vida eterna a la cual fuiste llamado, y {de la que} hiciste buena profesión en presencia de muchos testigos. 1 Timoteo 6:12.