Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.2 Crónica 7:14.

El poder de los ángeles para transformarse en cualquier figura


En el libro de Apocalipsis en su capítulo 4, encontramos la visión dada a el Apóstol Juan, en la cual da una descripción de lo que él llama "seres vivientes"  lo cuales son ángeles querubines (Ezequiel 10:20).

Introducción.

 El primer ser viviente era semejante a un león; el segundo era semejante a un becerro; el tercero tenía rostro como de hombre; y el cuarto era semejante a un águila volando. Apocalipsis 4:7 RVR60.


Aquí Juan está describiendo el aspecto de este ángel, que era semejante a un león, el otro ángel, tenía aspecto como de un becerro, el siguiente ángel, tenía aspecto su rostro como un hombre. Notas: Estos ángeles, primero no son caídos, segundo, no tienen sus rostros permanente como león, becerro, sino que se transformaron en esas figuras, porque note, que el Apóstol Juan, indica que uno de los ángeles tenía rostro parecido a un hombre. Por consiguiente, conocemos, que tanto los ángeles como los demonios, tienen la capacidad de poderse transformar en cualquier figuras (Apocalipsis 9:7-10), no podemos dudar, que muchos demonios, se hagan pasar muchas veces por seres humanos, ellos tienen el poder de convertirse en cualquier rostro, figura, personalidades de este mundo, pueden entrar a cualquier lugar en dos ámbitos, en lo espiritual, en lo físico, y cuando lo hacen en lo físico, lo hacen con una apariencia determinada. Los ángeles caídos, demonios, están confabulados con las élites de este mundo, para tomar decisiones que vallan en sus propósitos, contrario a todo lo establecido por Dios en este mundo.

Los Ángeles caídos, demonios, no se han dado a conocer todavía a la humanidad abiertamente, pero lo harán en el tiempo que está determinado en la Biblia, ese tiempo se presenta como Tribulación, Gran Tribulación (Apocalipsis 9:1-21).

Publicaciones Recientes

Entradas populares

Twitter

La Armadura de Dios

Santidad

El NT emplea el término «hagios» que también en ocasiones significa separado, consagrado, puesto aparte (Lc. 2:23), pero con mayor frecuencia «puro». Ser santo es ser sin «mancha, ni arruga ni cosa semejante» (Ef. 5:26-27). Y en 2 Co. 7:1 se lee: «Limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios ». Nuestra santidad está estrechamente relacionada con la de Dios. «Habéis, pues, de serme santos, porque yo Jehová soy santo, y os he apartado de los pueblos para que seáis míos» (Lv. 20:26). Si este pasaje menciona la separación, también todo el capítulo habla de pureza de conducta.

La Salvación


Sólo a través de la fe en Jesús puedes ser salvo, y para recibir la fe, es por el oír la palabra de Dios. Debes de leer, de oír la palabra de Dios, de entrar en un clamor a Dios por un arrepentimiento, por un aceptar a Cristo en tu corazón como único salvador en tu vida, debes recibir la palabra de Dios en tu corazón hasta que se produzca un cambio, una transformación en tu vida que sólo la produce el Espíritu Santo en tu corazón para hacerte una nueva criatura, busca a Jesús, rindete a sus pies, recibelo en tu corazón y vida, no desmayes, clama con todo tu corazón a Dios amen.

Perseverancia

Bienaventurado el hombre que persevera bajo la prueba, porque una vez que ha sido aprobado, recibirá la corona de la vida que {el Señor} ha prometido a los que le aman. Santiago 1:12.

Pelea la buena batalla de la fe; echa mano de la vida eterna a la cual fuiste llamado, y {de la que} hiciste buena profesión en presencia de muchos testigos. 1 Timoteo 6:12.

Ir al ( Inicio )