Translate

Si soy un Policía ¿Cómo le puedo servir a Dios?


Si la persona es un Policía, un militar, y quiere servirle a Dios, la respuesta la encontrará en la Biblia.

Introducción

También le preguntaron unos soldados, diciendo: Y nosotros, ¿qué haremos? Y les dijo: No hagáis extorsión a nadie, ni calumniéis; y contentaos con vuestro salario. Lucas 3:14 RVR60.

(( También le preguntaron unos soldados )) La multitudes salían al encuentro de Juan el Bautista (Lucas 3:7) y entre las multitudes también se encontraban soldados, los cuales eran atraídos por la palabra de Dios, y querían vivir en obediencia para Dios desde su posición como soldados.


(( Diciendo: Y nosotros, ¿qué haremos? Y les dijo: No hagáis extorsión a nadie, ni calumniéis; y contentaos con vuestro salario )) La respuesta para todas las personas que son Policías, Militares, y no tienen el conocimiento de como agradar a Dios, desde sus puestos de trabajos. La Palabra indica, que el Policía no debe de hacer extorsión a nadie, la palabra (Extorsión) significa: Presión que se hace a una persona, mediante el uso de la fuerza o la intimidación, para conseguir de ella dinero u otra cosa. Por consiguiente, el Policía no debe de usar la fuerza o la intimidación para presionar a una persona en casos injustos, y que se relacionen a lo que es el chantaje o la corrupción. La palabra (Calumnia) Significa: Acusación falsa hecha contra alguien con la intención de causarle daño. El Policía no debe hacer acusaciones falsas, ni engañar con evidencias que no sean verdaderas, y que solo tenga el objetivo de hacerle daño a una persona. El salario, el cual es lo que gana el Policía por su trabajo, debe de estar contento con él, ya sea este salario mínimo, o sea también el salario aceptable, debe de conocer que eligió esa profesión, y si no está conforme, pues a su debido tiempo mejor que renuncie, para que no caiga en tentación y luego en pecados. Mejor es estar en obediencia para con Dios. 

Nota: Si eres un Policía, y quieres servirle a Dios, lo que tienes que reconocer primeramente tus pecados, y aceptar a Jesucristo en tu corazón como único y suficiente salvador, y reconocer la obra redentora de Jesús en la Cruz para perdón de los pecados, debes de clamar a Dios por salvación, y pedirle que obre en tu vida, que te guíe por su camino, que rompa las cadenas que atan tu vida, y te de la fe para vencer, y permanecer en obediencia y santidad.

DOMINGO CRUZ.

No hay comentarios:

Publicaciones Recientes

Entradas populares

La Armadura de Dios

Santidad

El NT emplea el término «hagios» que también en ocasiones significa separado, consagrado, puesto aparte (Lc. 2:23), pero con mayor frecuencia «puro». Ser santo es ser sin «mancha, ni arruga ni cosa semejante» (Ef. 5:26-27). Y en 2 Co. 7:1 se lee: «Limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios ». Nuestra santidad está estrechamente relacionada con la de Dios. «Habéis, pues, de serme santos, porque yo Jehová soy santo, y os he apartado de los pueblos para que seáis míos» (Lv. 20:26). Si este pasaje menciona la separación, también todo el capítulo habla de pureza de conducta.

La Salvación


Sólo a través de la fe en Jesús puedes ser salvo, y para recibir la fe, es por el oír la palabra de Dios. Debes de leer, de oír la palabra de Dios, de entrar en un clamor a Dios por un arrepentimiento, por un aceptar a Cristo en tu corazón como único salvador en tu vida, debes recibir la palabra de Dios en tu corazón hasta que se produzca un cambio, una transformación en tu vida que sólo la produce el Espíritu Santo en tu corazón para hacerte una nueva criatura, busca a Jesús, rindete a sus pies, recibelo en tu corazón y vida, no desmayes, clama con todo tu corazón a Dios amen.

Perseverancia

Bienaventurado el hombre que persevera bajo la prueba, porque una vez que ha sido aprobado, recibirá la corona de la vida que {el Señor} ha prometido a los que le aman. Santiago 1:12.

Pelea la buena batalla de la fe; echa mano de la vida eterna a la cual fuiste llamado, y {de la que} hiciste buena profesión en presencia de muchos testigos. 1 Timoteo 6:12.