Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.2 Crónica 7:14.

Rechaza el infierno que te espera


De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida. Juan 5:24 RVR60.

(( De cierto, de cierto os digo )) Aquí Jesucristo está indicando la certeza, la veracidad de lo que va hablar.

(( El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna )) Lo primordial es oír la palabra del evangelio de Jesús, porque sus palabras son vida, y dan la fe para creer en Dios (Romanos 10:17). Nota: Aquí tenemos una
combinación, osea una igualdad divina ¿Qué quiere decir? que debemos de aceptar a Jesucristo en nuestro corazón (El verbo. Juan 1:1) para luego conocer a Dios por medio de la fe, sin fe podemos decir, que es imposible conocer, agradar a Dios. Esta fe es dada cuando hay un arrepentimiento en nuestro corazón a través del Espíritu Santo de Dios, El cual toca el corazón para que esa alma pueda creer, y pueda recibir la vida eterna. El mundo, las religiones falsas, no te van a enseñar el camino que te llevará a la vida eterna ¿Por qué? porque no conocen a Jesucristo, a Jesucristo el de la Biblia.

(( Y no vendrá a condenación )) Todo hombre pecador que no se arrepienta, que no acepte a Jesucristo en su corazón como su único Salvador, lo que tiene por delante es la condenación. La palabra (Condenación) es un hecho de culpar, y esta culpa en el hombre es  por los pecados cometidos. El hombre nace pecador, porque trae con sigo el pecado, el cual tuvo origen en Adán y Eva, de ahí todo ser humano que nace, trae consigo el pecado, y lo que le espera es la condenación en el infierno (Mateo 23:33). Nota: Rechaza el infierno, que es una condenación eterna en  tormento, el mundo no te dirá que hay un infierno, el mundo te mostrará los placeres que le gustan a la carne, Cristo te llama, recíbele en tu corazón como tu Salvador. Rechaza la carne, rechaza la religiosidad, rechaza la idolatría, rechaza las drogas, rechaza la rebeldía, rechaza la pereza, rechaza el engaño, rechaza la mundanalidad, rechaza la avaricia, rechaza el infierno, y ve a los pies de Cristo. La paga del pecado es muerte, más el regalo de Dios por su misericordia es vida eterna en Cristo Jesús ( Romanos 6:23).

(( Más ha pasado de muerte a vida )) El hombre que acepta a Jesucristo en su corazón, pasa de una muerte espiritual a una vida eterna. La muerte espiritual es la condenación eterna del alma del hombre en el infierno, el hombre se compone de Cuerpo, Espíritu, Alma, si este hombre muere en pecado, el cuerpo se descompone y se consume, el espíritu vuelve a Dios quien fue que se lo dio (Esclesiastés 12:7) y el alma baja al infierno para ser atormentada eternamente. Pasamos a vida eterna cuando aceptamos a Jesucristo y conocemos a Dios ( Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado. Juan 17:3).

DOMINGO CRUZ.

Publicaciones Recientes

Entradas populares

Twitter

La Armadura de Dios

Santidad

El NT emplea el término «hagios» que también en ocasiones significa separado, consagrado, puesto aparte (Lc. 2:23), pero con mayor frecuencia «puro». Ser santo es ser sin «mancha, ni arruga ni cosa semejante» (Ef. 5:26-27). Y en 2 Co. 7:1 se lee: «Limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios ». Nuestra santidad está estrechamente relacionada con la de Dios. «Habéis, pues, de serme santos, porque yo Jehová soy santo, y os he apartado de los pueblos para que seáis míos» (Lv. 20:26). Si este pasaje menciona la separación, también todo el capítulo habla de pureza de conducta.

La Salvación


Sólo a través de la fe en Jesús puedes ser salvo, y para recibir la fe, es por el oír la palabra de Dios. Debes de leer, de oír la palabra de Dios, de entrar en un clamor a Dios por un arrepentimiento, por un aceptar a Cristo en tu corazón como único salvador en tu vida, debes recibir la palabra de Dios en tu corazón hasta que se produzca un cambio, una transformación en tu vida que sólo la produce el Espíritu Santo en tu corazón para hacerte una nueva criatura, busca a Jesús, rindete a sus pies, recibelo en tu corazón y vida, no desmayes, clama con todo tu corazón a Dios amen.

Perseverancia

Bienaventurado el hombre que persevera bajo la prueba, porque una vez que ha sido aprobado, recibirá la corona de la vida que {el Señor} ha prometido a los que le aman. Santiago 1:12.

Pelea la buena batalla de la fe; echa mano de la vida eterna a la cual fuiste llamado, y {de la que} hiciste buena profesión en presencia de muchos testigos. 1 Timoteo 6:12.

Ir al ( Inicio )