Translate

Prendiendo velas a los santos (Demonios)


( PUBLICACIÓN ACTUALIZADA )

Vamos a conocer primeramente que significa la palabra santo, esta palabra muchas personas la desconocen:

Santo: viene de la santidad de Dios, es una virtud necesaria para todo verdadero creyente que ha aceptado a Jesucristo como su único y suficiente salvador. Santo, es toda persona que se ha apartado, consagrado para Dios ( Como está escrito en la ley del Señor: Todo varón que abriere la matriz será llamado santo al Señor.  Lucas 2:23 RVR60.)

También la Palabra dice (  Aconteció que Pedro, visitando a todos, vino también a los santos que habitaban en Lida. Hechos 9:32 RVR60). La Palabra indica que Pedro fue a visitar a los santos, o sea a los cristianos que vivían en la ciudad de Lida.

Las personas que encienden velas a los santos, lo que están haciendo es abriendo puertas espirituales para que los demonios actúen en esas personas y en su familia, los demonios se esconden detrás de toda adoración e invocación a santos. Debemos conocer de que no hay ningún santo como se llame que pueda interceder por las peticiones ante Dios, sólo hay uno que intercede entre Dios y los hombre Jesucristo ( Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre. 1Timoteo 2:5 RVR60 ). Para los que encienden velas a santos (Demonios) esto es un engaño satánico que lleva a la condenación, también para los que acuden a los santos para hacer hechicería sabiendo que son demonios, lo que le espera es el infierno, luego el  lago de fuego que arde con azufre, que es la muerte segunda ( Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda. Apocalipsis 21:8 RVR60 ).  

En la Biblia en ninguna parte encontramos que un cristiano prenda vela o invoque un nombre que no sea Dios en el nombre de Jesús, lo que sucede es que sino conocemos la palabra de Dios que está en la Biblia, estamos viviendo engañado en medio de un mundo en tinieblas dirigido por el diablo ( En los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios. 2Corintios 4:4 RVR60 ). Huya de la religiosidad que es engaño para perdición, busque a Jesucristo con todo su corazón, que Él no le hecha fuera ( Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mi viene, no le echo fuera. Juan 6:37 RVR60 ).

Publicaciones Recientes

Entradas populares

La Armadura de Dios

Santidad

El NT emplea el término «hagios» que también en ocasiones significa separado, consagrado, puesto aparte (Lc. 2:23), pero con mayor frecuencia «puro». Ser santo es ser sin «mancha, ni arruga ni cosa semejante» (Ef. 5:26-27). Y en 2 Co. 7:1 se lee: «Limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios ». Nuestra santidad está estrechamente relacionada con la de Dios. «Habéis, pues, de serme santos, porque yo Jehová soy santo, y os he apartado de los pueblos para que seáis míos» (Lv. 20:26). Si este pasaje menciona la separación, también todo el capítulo habla de pureza de conducta.

La Salvación


Sólo a través de la fe en Jesús puedes ser salvo, y para recibir la fe, es por el oír la palabra de Dios. Debes de leer, de oír la palabra de Dios, de entrar en un clamor a Dios por un arrepentimiento, por un aceptar a Cristo en tu corazón como único salvador en tu vida, debes recibir la palabra de Dios en tu corazón hasta que se produzca un cambio, una transformación en tu vida que sólo la produce el Espíritu Santo en tu corazón para hacerte una nueva criatura, busca a Jesús, rindete a sus pies, recibelo en tu corazón y vida, no desmayes, clama con todo tu corazón a Dios amen.

Perseverancia

Bienaventurado el hombre que persevera bajo la prueba, porque una vez que ha sido aprobado, recibirá la corona de la vida que {el Señor} ha prometido a los que le aman. Santiago 1:12.

Pelea la buena batalla de la fe; echa mano de la vida eterna a la cual fuiste llamado, y {de la que} hiciste buena profesión en presencia de muchos testigos. 1 Timoteo 6:12.