Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.2 Crónica 7:14.

Viviendo al estilo mundano


El mundo vive una vida que se caracteriza por la practica del pecado, lo cual se refleja en la incredulidad, en la desobediencia, en la rebeldía, en la inmoralidad, en el engaño, en la idolatría, en el olvido de todo lo que procede de Dios. Y en esta condición el cristiano no debe de caer.


INTRODUCCIÓN


El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. 2Pedro 3:9 RVR60.

<< El Señor no retarda su promesa >> La palabra (Promesa) se relaciona; al que está esperando un bien. Por consiguiente, el que es cristiano verdadero, desde que aceptó a Jesucristo como su único y suficiente Salvador, vive día tras día esperando esa promesa, y aunque los días pasen, los años pasen, está esperando esa promesa, que es la salvación manifestada. Un cristiano no puede olvidarse de esa promesa, porque si se olvida, pasa a formar parte del mundo, el cual vive su propia vida, sin entendimiento de las cosas de Dios. Un cristiano que vive un estilo mundano, sin sometimiento a la Palabra de Dios, está sirviendole al mismo diablo. Por más tiempos, situaciones, adversidades que pasemos, nuestra fe está en la promesa del Señor.

<< Según algunos la tienen por tardanza >> Esta palabra (Algunos) hace referencia, a los que no esperan en Dios, y caminan en incredulidad. El hombre mundano, engañado, tiene por tardanza la promesa, porque la sentencia ante una mala obra no se ejecuta enseguida, por eso el corazón de los hijos de los hombres está en ellos entregado enteramente a hacer el mal (Eclesiastés 8:11).

<< Sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca >> La tolerancia de Dios es infinita, por eso es paciente para con los suyos, que todavía no derrama sus juicios, para que los pecadores que Él sabe que se van arrepentir, se arrepientan en un tiempo establecido.

<< Sino que todos procedan al arrepentimiento >> El que vive un estilo de vida mundano está en desobediencia ante Dios. La santidad no se mezcla, con la mundanalidad, la carnalidad, la malicia, la avaricia, la falsedad, la vanidad, la inmoralidad, los vicios, la contienda. Ante todo esto, Dios espera el arrepentimiento, porque es Dios de justicia (Isaías 30:18).


DOMINGO CRUZ MINISTERIO.

Publicaciones Recientes

Entradas populares

El Diseño Original


Santidad

El NT emplea el término «hagios» que también en ocasiones significa separado, consagrado, puesto aparte (Lc. 2:23), pero con mayor frecuencia «puro». Ser santo es ser sin «mancha, ni arruga ni cosa semejante» (Ef. 5:26-27). Y en 2 Co. 7:1 se lee: «Limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios ». Nuestra santidad está estrechamente relacionada con la de Dios. «Habéis, pues, de serme santos, porque yo Jehová soy santo, y os he apartado de los pueblos para que seáis míos» (Lv. 20:26). Si este pasaje menciona la separación, también todo el capítulo habla de pureza de conducta.

La Salvación


Sólo a través de la fe en Jesús puedes ser salvo, y para recibir la fe, es por el oír la palabra de Dios. Debes de leer, de oír la palabra de Dios, de entrar en un clamor a Dios por un arrepentimiento, por un aceptar a Cristo en tu corazón como único salvador en tu vida, debes recibir la palabra de Dios en tu corazón hasta que se produzca un cambio, una transformación en tu vida que sólo la produce el Espíritu Santo en tu corazón para hacerte una nueva criatura, busca a Jesús, rindete a sus pies, recibelo en tu corazón y vida, no desmayes, clama con todo tu corazón a Dios amen.

Perseverancia

Bienaventurado el hombre que persevera bajo la prueba, porque una vez que ha sido aprobado, recibirá la corona de la vida que {el Señor} ha prometido a los que le aman. Santiago 1:12.

Pelea la buena batalla de la fe; echa mano de la vida eterna a la cual fuiste llamado, y {de la que} hiciste buena profesión en presencia de muchos testigos. 1 Timoteo 6:12.

Ir al ( Inicio )