Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.2 Crónica 7:14.

Desechando la malicia


La malicia, es una disposición contraria hacia otra persona, muchas veces utilizando una apariencia engañosa. 

INTRODUCCIÓN:

Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia, recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas. Santiago 1:21 RVR60.

La palabra de Dios nos indica, que para no caer en malicia ¿Qué debemos de hacer? desechar, o sea rechazar todo lo que nos pueda contaminar, ensuciar, enlodar espiritualmente, es reprender muchas veces maquinaciones que llegan a nuestra mente, contraria a nuestros prójimos (Hermanos), si le damos cabida ha estos pensamientos entramos en contiendas, y pasamos hacer ( Cristianos en pecados ), y un cristiano en malicia no puede agradar a Dios, porque está en desobediencia, está caminando por senda que no son la de Dios ¿Qué debe de hacer? Arrepentirse, y no endurecer el corazón.

Para que la malicia no llegue a nuestra vida, la palabra indica que debemos de ser obradores de la palabra, o sea la palabra que oímos, que leemos, la apliquemos a nuestra vida cada día ( Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos. Santiago 1:22 RVR60 ). Cristiano, si conoce que debemos de amar a nuestros prójimos como a nosotros mismos, contrario a ese mandamiento está la maldad, la cual procura que actuemos en odio, si le damos espacio a la maldad, ahí están los demonios.

Si tenemos a Jesucristo como nuestro único salvador, y obedecemos la palabra, y perseveramos en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, este es bendecido (Santiago 1:25). Seamos como niños inocentes, sin malicia ( Hermanos, no seáis niños en el modo de pensar, sino sed niños en la malicia, pero maduros en el modo de pensar.1Corintios 14:20 RVR60 ). El cristiano que cae en malicia, está retomando su antigua vida ( Porque nosotros también éramos en otro tiempo insensatos, rebeldes, extraviados, esclavos de concupiscencias y deleites diversos, viviendo en malicia y envidia, aborrecibles, y aborreciéndonos unos a otros. Tito 3:3 RVR60 ). Repredamos toda malicia, que quiera hacer la guerra, a nuestra vida, a nuestra Iglesia, a nuestra comunión con Dios, cristiano no le de espacio al mal, en toda contienda que se presente con tu hermano, esté el amor de cristo en tu corazón ( Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia.Efesios 4:31 RVR60 ).

DOMINGO CRUZ MINISTERIO.

Publicaciones Recientes

Entradas populares

Twitter

La Armadura de Dios

Santidad

El NT emplea el término «hagios» que también en ocasiones significa separado, consagrado, puesto aparte (Lc. 2:23), pero con mayor frecuencia «puro». Ser santo es ser sin «mancha, ni arruga ni cosa semejante» (Ef. 5:26-27). Y en 2 Co. 7:1 se lee: «Limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios ». Nuestra santidad está estrechamente relacionada con la de Dios. «Habéis, pues, de serme santos, porque yo Jehová soy santo, y os he apartado de los pueblos para que seáis míos» (Lv. 20:26). Si este pasaje menciona la separación, también todo el capítulo habla de pureza de conducta.

La Salvación


Sólo a través de la fe en Jesús puedes ser salvo, y para recibir la fe, es por el oír la palabra de Dios. Debes de leer, de oír la palabra de Dios, de entrar en un clamor a Dios por un arrepentimiento, por un aceptar a Cristo en tu corazón como único salvador en tu vida, debes recibir la palabra de Dios en tu corazón hasta que se produzca un cambio, una transformación en tu vida que sólo la produce el Espíritu Santo en tu corazón para hacerte una nueva criatura, busca a Jesús, rindete a sus pies, recibelo en tu corazón y vida, no desmayes, clama con todo tu corazón a Dios amen.

Perseverancia

Bienaventurado el hombre que persevera bajo la prueba, porque una vez que ha sido aprobado, recibirá la corona de la vida que {el Señor} ha prometido a los que le aman. Santiago 1:12.

Pelea la buena batalla de la fe; echa mano de la vida eterna a la cual fuiste llamado, y {de la que} hiciste buena profesión en presencia de muchos testigos. 1 Timoteo 6:12.

Ir al ( Inicio )