Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.2 Crónica 7:14.

La enfermedad de Ezequías


Las enfermedades pueden llegar a los cristianos, pero aún lleguen, hay doble esperanza para los hijos de Dios. La primera esperanza es la vida eterna, la segunda esperanza es la obra sanadora de Dios en nuestras enfermedades, no importando cuales estas sean (Éxodo 15:26). Un ejemplo en la Biblia, es la enfermedad de Ezequías.

En aquellos días Ezequías cayó enfermo de muerte. Y vino a él el profeta Isaías hijo de Amoz, y le dijo: Jehová dice así: Ordena tu casa, porque morirás, y no vivirás. 2Reyes 20:1 RVR60.

Ezequías rey de Judá enfermó, y la sentencia de muerte estaba sobre él, con el mandato de que ordenara su casa porque definitivamente iba a morir, no había cura para él. ( Hay muchas personas en la actualidad que están en esta misma situación, pero hay una diferencia que marca el cambio entre una persona enferma y otra, y esta diferencia es Jesucristo ).

Entonces el volvió su rostro a la pared, y oró a Jehová y dijo: Te ruego, oh Jehová, te ruego que hagas memoria de que he andado delante de ti en verdad y con íntegro corazón, y que he hecho las cosas que te agradan. Y lloró Ezequías con gran lloro. 2Reyes 20:2.

La Palabra nos enseña que el rey Ezequías, hizo mover a Dios en misericordia a su favor, por consiguiente tu puedes mover a Dios, para que haga un milagro en tu vida, toma el ejemplo de Ezequías y hazlo tuyo:

1- Volvió su rostro a la pared ( Humillación ante Dios ) Salmos 51:17.
2- Y oró a Jehová ( Un hombre de oración ) 1Tesaloniceses 5:17.
3- Un hombre obediente ( Fiel a Dios ) 2Reyes 18:3.
4- Con íntegro corazón ( Corazón sincero para Dios ) Salmos 119:80.
5- Haciendo las cosas que le agradan a Dios. Colosense 1:10.
6- Y lloró Ezequías con gran lloro ( Corazón contrito ) Salmos 34:18.

Y antes que Isaías saliese hasta la mitad del patio, vino palabra de Jehová a Isaías, diciendo:
Vuelve, y dí a Ezequías, príncipe de mi pueblo: Así dice Jehová, el Dios de David tu padre: Yo he oído tu oración, y he visto tus lágrimas; he aquí que yo te sano; al tercer día subirás a la casa de Jehová.
 Y añadiré a tus días quince años, y te libraré a ti y a esta ciudad de mano del rey de Asiria; y ampararé esta ciudad por amor a mí mismo, y por amor a David mi siervo.
 Y dijo Isaías: Tomad masa de higos. Y tomándola, la pusieron sobre la llaga, y sanó.2Reyes 20: 4-7.

(Oración)  Dios mio, padre amado, clamo ante tu presencia para que tengas misericordia de mi, como la tuviste con Ezequías, aunque quizás no cumpla yo con todos tus mandamientos, pero en esta hora me humillo, y reconozco que sólo tu eres Dios, y te suplico que extienda tu mano sanadora a mi vida y me sane, por tu Palabra, en el nombre poderoso de Jesús amen.

DOMINGO CRUZ MINISTERIO.

No hay comentarios:

Publicaciones Recientes

Entradas populares

Twitter

La Armadura de Dios

Santidad

El NT emplea el término «hagios» que también en ocasiones significa separado, consagrado, puesto aparte (Lc. 2:23), pero con mayor frecuencia «puro». Ser santo es ser sin «mancha, ni arruga ni cosa semejante» (Ef. 5:26-27). Y en 2 Co. 7:1 se lee: «Limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios ». Nuestra santidad está estrechamente relacionada con la de Dios. «Habéis, pues, de serme santos, porque yo Jehová soy santo, y os he apartado de los pueblos para que seáis míos» (Lv. 20:26). Si este pasaje menciona la separación, también todo el capítulo habla de pureza de conducta.

La Salvación


Sólo a través de la fe en Jesús puedes ser salvo, y para recibir la fe, es por el oír la palabra de Dios. Debes de leer, de oír la palabra de Dios, de entrar en un clamor a Dios por un arrepentimiento, por un aceptar a Cristo en tu corazón como único salvador en tu vida, debes recibir la palabra de Dios en tu corazón hasta que se produzca un cambio, una transformación en tu vida que sólo la produce el Espíritu Santo en tu corazón para hacerte una nueva criatura, busca a Jesús, rindete a sus pies, recibelo en tu corazón y vida, no desmayes, clama con todo tu corazón a Dios amen.

Perseverancia

Bienaventurado el hombre que persevera bajo la prueba, porque una vez que ha sido aprobado, recibirá la corona de la vida que {el Señor} ha prometido a los que le aman. Santiago 1:12.

Pelea la buena batalla de la fe; echa mano de la vida eterna a la cual fuiste llamado, y {de la que} hiciste buena profesión en presencia de muchos testigos. 1 Timoteo 6:12.

Ir al ( Inicio )