Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.2 Crónica 7:14.

La Maldad se acrecienta en las ciudades del país


 En Santiago: Hallan cuatro cadáveres, incluida mujer decapitada

La maldad produce en el ser humano un estado de desprecio hacia lo que es la justicia, la rectitud, la verdad, el honor, y la virtud, y  todo esto es fruto del pecado en el corazón de un hombre rebelde a lo que es la Palabra de Dios.

He aquí, el impío concibió maldad, Se preñó de iniquidad, Y dio a luz engaño. Salmos 7:14 RVR60.

<< He aquí, el impío concibió maldad >> La palabra indica que el impío que se traduce como (Malvado) concibió, esta palabra (Concibió) significa quedar encinta, como una mujer embarazada, como con dolores de parto, por  lo que se ha producido en ella,  y se relaciona también a formar como una idea en la mente.

<< Se preñó de iniquidad >> El hombre pecador está preñado, porque ha permitido que se produzca, que se desarrolle en su corazón la iniquidad (Maldad) la cual pasa a dominar su vida, y esa vida en maldad, es apoderada por los demonios, los cuales influirán en todo actos perversos y de maldad.

<< Y dio a luz engaño >> El resultado de lo que produce la maldad en el hombre, fruto de la desobediencia, es el engaño, porque está viviendo una vida basada en la mentira, una vida sin Dios en su corazón,  porque su mente ha sido dominada por pensamientos demoníacos que la dominan. Por consiguiente el impío llama a lo malo bueno, y a lo bueno malo (Isaías 5:20) porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios (Mateo 15:19) y si no hay un arrepentimiento en el hombre, sino acepta a Jesucristo como su único salvador en su vida, le espera la condenación (Juan 3:18). Sólo en Jesucristo tenemos salvación por su sangre, y el perdón de los pecados (Efesios 1:7).  

El hombre que obra en maldad está cavando un pozo hondo, y en el hoyo que hizo, sin saberlo caerá (Salmos 7:15) con la misma maldad que está obrando, esta caerá sobre su cabeza (Salmos 7:16) porque los malignos serán destruidos (Salmos 37: 9) mas el impío, si se apartare de todos sus pecados que hizo, y guardare todos mis estatutos e hiciere según el derecho y la justicia, de cierto vivirá; no morirá (Ezequiel 18:21).

Hermanos orad por República Dominicana.

MINISTERIO SOLO SALVA CRISTO (DOMINGO CRUZ).

Publicaciones Relacionadas

Publicaciones Recientes

Entradas populares

El Diseño Original


Santidad

El NT emplea el término «hagios» que también en ocasiones significa separado, consagrado, puesto aparte (Lc. 2:23), pero con mayor frecuencia «puro». Ser santo es ser sin «mancha, ni arruga ni cosa semejante» (Ef. 5:26-27). Y en 2 Co. 7:1 se lee: «Limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios ». Nuestra santidad está estrechamente relacionada con la de Dios. «Habéis, pues, de serme santos, porque yo Jehová soy santo, y os he apartado de los pueblos para que seáis míos» (Lv. 20:26). Si este pasaje menciona la separación, también todo el capítulo habla de pureza de conducta.

La Salvación


Sólo a través de la fe en Jesús puedes ser salvo, y para recibir la fe, es por el oír la palabra de Dios. Debes de leer, de oír la palabra de Dios, de entrar en un clamor a Dios por un arrepentimiento, por un aceptar a Cristo en tu corazón como único salvador en tu vida, debes recibir la palabra de Dios en tu corazón hasta que se produzca un cambio, una transformación en tu vida que sólo la produce el Espíritu Santo en tu corazón para hacerte una nueva criatura, busca a Jesús, rindete a sus pies, recibelo en tu corazón y vida, no desmayes, clama con todo tu corazón a Dios amen.

Perseverancia

Bienaventurado el hombre que persevera bajo la prueba, porque una vez que ha sido aprobado, recibirá la corona de la vida que {el Señor} ha prometido a los que le aman. Santiago 1:12.

Pelea la buena batalla de la fe; echa mano de la vida eterna a la cual fuiste llamado, y {de la que} hiciste buena profesión en presencia de muchos testigos. 1 Timoteo 6:12.

Ir al ( Inicio )