Translate

Hermanos en contiendas en las Iglesias? eso es malicia


A continuación en el capítulo 12 del libro de Romanos, se indica cuales son los deberes de los cristianos, o sea su forma de comportarse, de convivir con el prójimo. En este caso vamos a conocer solamente el versículo 10.

Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros. Romanos 12: 10 RVR60.

<< Amaos los unos a los otros con amor fraternal >> Debemos de conocer primeramente, de que la Iglesia tiene un adversario, y este adversario es satanás, él siempre está buscando hacer caer el cristiano en desobediencia, y son los demonios que se encargan de hacer el trabajo ¿Cómo? poner a obrar al cristiano en contra de lo que Dios demanda en su Palabra. Porque sólo de esta forma es que él puede tomar ventaja sobre el cristiano, y dividir Iglesia ¿Cuando? cuando se cae en desobediencia (Pecados) ante Dios. La Palabra manda a amarnos los unos a los otros, porque en el amor, la unidad, está la victoria sobre el enemigo, cuando hay enemistad, cuando hay fingimiento, cuando no hay aborrecimiento de lo malo, está la derrota (Romanos 12: 9). El cristiano verdadero, debe de saber que cuando hay contiendas con el hermano, ahí se están moviendo los demonios, y que no le debe dar lugar al diablo, antes vence el mal con el bien (Romanos 12: 21). Si ponemos a Jesucristo primero antes que nosotros en todo conflictos, se llegará a un acuerdo de corazón, como Cristo nos amó, así también Él demanda que amemos a nuestros hermanos (Juan 13:34). No debemos justificarnos en ningún acto incorrecto, debemos de reconocer lo que está mal en nosotros, y si algo está mal en el hermano, restauradle con espíritu de mansedumbre, con mucho cuidado para que no caigas en tentación (Gálatas 6: 1) ¿Cual es el deber del cristiano para con su hermano en la Iglesia? Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo (Gálatas 6: 2) Porque el que se cree ser algo, no siendo nada, a sí mismo se engaña (Gálatas 6: 3). La puerta del Hades no prevalecerán contra la Iglesia (Mateo 16:18). Los demonios sólo logran su cometido cuando hay contiendas, conflictos, pecados ocultos en la Iglesia.

<< A honra, prefiriéndoos los unos a los otros >> Debemos de dar preferencia, tener una inclinación favorables para nuestros hermanos, y respetándonos mutuamente en unidad y amor, siendo una Iglesia de un corazón y un alma, teniendo todo en común (Hechos 4: 32).

HOMBRE DE DIOS DOMINGO CRUZ.

No hay comentarios:

Publicaciones Recientes

Entradas populares

La Armadura de Dios

Santidad

El NT emplea el término «hagios» que también en ocasiones significa separado, consagrado, puesto aparte (Lc. 2:23), pero con mayor frecuencia «puro». Ser santo es ser sin «mancha, ni arruga ni cosa semejante» (Ef. 5:26-27). Y en 2 Co. 7:1 se lee: «Limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios ». Nuestra santidad está estrechamente relacionada con la de Dios. «Habéis, pues, de serme santos, porque yo Jehová soy santo, y os he apartado de los pueblos para que seáis míos» (Lv. 20:26). Si este pasaje menciona la separación, también todo el capítulo habla de pureza de conducta.

La Salvación


Sólo a través de la fe en Jesús puedes ser salvo, y para recibir la fe, es por el oír la palabra de Dios. Debes de leer, de oír la palabra de Dios, de entrar en un clamor a Dios por un arrepentimiento, por un aceptar a Cristo en tu corazón como único salvador en tu vida, debes recibir la palabra de Dios en tu corazón hasta que se produzca un cambio, una transformación en tu vida que sólo la produce el Espíritu Santo en tu corazón para hacerte una nueva criatura, busca a Jesús, rindete a sus pies, recibelo en tu corazón y vida, no desmayes, clama con todo tu corazón a Dios amen.

Perseverancia

Bienaventurado el hombre que persevera bajo la prueba, porque una vez que ha sido aprobado, recibirá la corona de la vida que {el Señor} ha prometido a los que le aman. Santiago 1:12.

Pelea la buena batalla de la fe; echa mano de la vida eterna a la cual fuiste llamado, y {de la que} hiciste buena profesión en presencia de muchos testigos. 1 Timoteo 6:12.