Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.2 Crónica 7:14.

La ira le abre puertas a los demonios


La ira o enojo, se produce cuando hay un desagrado, y muchas veces cuando hay malos entendidos, los cuales provocan injurias, las cuales se manifiesta con una ira interna que produce la violencia.

Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo,
27 ni deis lugar al diablo. Efesios 4:26-27.

<< Airaos >> Indica que por nuestra naturaleza humana caída, tendemos a airarnos, pero esta ira debe de ser controlada, sometida a lo que es el conocimiento de la palabra de Dios, porque en la ira podemos guardar rencor para con nuestros prójimos. 

<< Pero no pequéis >> La ira muchas veces no la podemos evitar, pero lo que no podemos hacer es caer fruto de esa ira en pecado, que la ira no nos lleve a pecar. Cuando caemos en pecado, estamos en desobediencia ante Dios, estamos expuesto a que lleguen ataques de los demonios a nuestra vida, y causen estragos sino hay un arrepentimiento (Génesis 31:36).

<< No se ponga el sol sobre vuestro enojo >> Significa que si nos airamos, ese enojo no dure todo el día en contra de alguna persona, o por cualquier otra razón, porque en la ira del hombre no obra la Justicia de Dios (Santiago 1:20). Jesús indica que si una persona va ha ofrendar al altar, y allí se acuerda de que su hermano tiene algo con él, tiene que dejar allí delante del altar su ofrenda e ir a reconciliarse primero con su hermano (Mateo 5:23, 24).

<< Ni deís lugar al diablo >> La palabra (Lugar) se traduce como ( Primeramente, Oportunidad ) ¿Cómo le damos oportunidad al diablo? Cuando caemos en una ira sin control que nos lleva al pecado, le damos un espacio (Oportunidad)  para que él actúe y pueda tentarnos, y sacudirnos como trigo (Lucas 22:31).

La ira también es producida por la envidia, la cual conduce hasta el homicidio (Génesis 4:5) al agravio (Génesis 27:44) conduce a la venganza (Génesis 49:6). La palabra de Dios indica que debemos de alejar, toda amargura, enojo, ira, gritería y  maledicencia, y toda malicia (Efesios 4:31) ¿De que forma? Siendo buenos, compasivos, perdonando a nuestros prójimos como Dios nos perdonó en Cristo Jesús (Efesios 4:31). Cuando vivimos en santidad y obediencia, no hay oportunidad para los demonios en contra nuestra. 

MINISTERIO SOLO SALVA CRISTO. 

Publicaciones Recientes

Entradas populares

El Diseño Original


Santidad

El NT emplea el término «hagios» que también en ocasiones significa separado, consagrado, puesto aparte (Lc. 2:23), pero con mayor frecuencia «puro». Ser santo es ser sin «mancha, ni arruga ni cosa semejante» (Ef. 5:26-27). Y en 2 Co. 7:1 se lee: «Limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios ». Nuestra santidad está estrechamente relacionada con la de Dios. «Habéis, pues, de serme santos, porque yo Jehová soy santo, y os he apartado de los pueblos para que seáis míos» (Lv. 20:26). Si este pasaje menciona la separación, también todo el capítulo habla de pureza de conducta.

La Salvación


Sólo a través de la fe en Jesús puedes ser salvo, y para recibir la fe, es por el oír la palabra de Dios. Debes de leer, de oír la palabra de Dios, de entrar en un clamor a Dios por un arrepentimiento, por un aceptar a Cristo en tu corazón como único salvador en tu vida, debes recibir la palabra de Dios en tu corazón hasta que se produzca un cambio, una transformación en tu vida que sólo la produce el Espíritu Santo en tu corazón para hacerte una nueva criatura, busca a Jesús, rindete a sus pies, recibelo en tu corazón y vida, no desmayes, clama con todo tu corazón a Dios amen.

Perseverancia

Bienaventurado el hombre que persevera bajo la prueba, porque una vez que ha sido aprobado, recibirá la corona de la vida que {el Señor} ha prometido a los que le aman. Santiago 1:12.

Pelea la buena batalla de la fe; echa mano de la vida eterna a la cual fuiste llamado, y {de la que} hiciste buena profesión en presencia de muchos testigos. 1 Timoteo 6:12.

Ir al ( Inicio )