Translate

¿La Biblia prohíbe hacernos tatuajes?


Quizás muchas personas dirán ¿Donde está en la biblia que no podemos hacernos tatuajes? a continuación lo conoceremos conforme a la Palabra de Dios.

Antiguo Testamento:

Y no haréis rasguños en vuestro cuerpo por un muerto, ni imprimiréis en vosotros señal alguna. Yo Jehová. Levítico 19:28 RVR60.

<< Y no haréis rasguños en vuestro cuerpo por un muerto >> Dios le ordena a su pueblo a no hacerse ningún tipo de rasguño, o señal en su cuerpo, en este caso por luto, o por señal de que se le había muerto un familiar, o una persona allegada, como lo hacían los paganos que no conocían a Dios (EL YO SOY).

<< Ni imprimiréis en vosotros señal alguna >> La Palabra de Dios indica, que no se debe hacer presión ( Para dejar huella) en nuestros cuerpos, para dejar una señal visible. Podemos conocer de que esto se relaciona en nuestros tiempos como un tatuaje. 

Muchos dirían ¿Eso está en el Antiguo Pacto? Sí es cierto. Los diez mandamientos en el Nuevo Pacto, fueron resumidos como indica Jesús:  Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.
22:38 Este es el primero y grande mandamiento.
22:39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
22:40 De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas. Mateo 22:37-40.

Lo que sucede es que cuando recibimos a Cristo como nuestro único y suficiente salvador, se no quita el velo que nos tenía segado espiritualmente, y nuestro corazón se abre para Dios, porque ahora llevamos toda la ley escrita en nuestros corazones (Romanos 2:14-15; Jeremías 31:33) y por consiguiente conocemos cual  debe de ser nuestra conducta, lo que Dios demanda para nuestra vida (1Pedro 1:16).

Si una persona tiene tatuajes sin conocer a Cristo, y luego de tener tatuajes se arrepiente, y recibe a Jesucristo como salvador en su corazón, pues ya la situación cambia (2Corintios 5:17) porque se hizo los tatuajes sin conocer al Señor.

Nuevo Testamento:

¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? 1Corintios 6:19 RVR60.

El cuerpo de una persona que recibe a Cristo como su salvador ¿Que es? es templo del Espíritu Santo, por tanto debemos de preservarlo como tal, la Palabra dice aún que nuestros cuerpos no son nuestros, sino que son de Dios (1Corintios 6:13) debemos de vivir en santidad para Dios, pidiéndole que nos de ha conocer lo que es de su agrado en nuestras vidas.

No hay comentarios:

Publicaciones Recientes

Entradas populares

La Armadura de Dios

Santidad

El NT emplea el término «hagios» que también en ocasiones significa separado, consagrado, puesto aparte (Lc. 2:23), pero con mayor frecuencia «puro». Ser santo es ser sin «mancha, ni arruga ni cosa semejante» (Ef. 5:26-27). Y en 2 Co. 7:1 se lee: «Limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios ». Nuestra santidad está estrechamente relacionada con la de Dios. «Habéis, pues, de serme santos, porque yo Jehová soy santo, y os he apartado de los pueblos para que seáis míos» (Lv. 20:26). Si este pasaje menciona la separación, también todo el capítulo habla de pureza de conducta.

La Salvación


Sólo a través de la fe en Jesús puedes ser salvo, y para recibir la fe, es por el oír la palabra de Dios. Debes de leer, de oír la palabra de Dios, de entrar en un clamor a Dios por un arrepentimiento, por un aceptar a Cristo en tu corazón como único salvador en tu vida, debes recibir la palabra de Dios en tu corazón hasta que se produzca un cambio, una transformación en tu vida que sólo la produce el Espíritu Santo en tu corazón para hacerte una nueva criatura, busca a Jesús, rindete a sus pies, recibelo en tu corazón y vida, no desmayes, clama con todo tu corazón a Dios amen.

Perseverancia

Bienaventurado el hombre que persevera bajo la prueba, porque una vez que ha sido aprobado, recibirá la corona de la vida que {el Señor} ha prometido a los que le aman. Santiago 1:12.

Pelea la buena batalla de la fe; echa mano de la vida eterna a la cual fuiste llamado, y {de la que} hiciste buena profesión en presencia de muchos testigos. 1 Timoteo 6:12.